sensaciones en vivo — 15 mayo, 2015 at 21:29

Temples: Esos raros peinados nuevos

por
Temples © Carla Sofía
Temples © Carla Sofía

Jueves, la noche comienza a caer sobre la ciudad; y la subida por calle Chucre Manzur está pletórica, bullente. Una larga fila de asistentes daban señas de que este concierto no iba ser uno más; se sentía la expectación, la ansiedad, y la espera se hacía eterna. A las 20:00 horas, la fila alcanzaba más de una cuadra. ¿Quiénes concitaban tanta atención?; un grupo de chicos cuyo promedio de edad bordea los 26 años, provenientes del otro lado del Atlántico, y que no llevan más de dos años de existencia como conjunto, su nombre es Temples. Una meteórica carrera, sus canciones de ensueño y su increíble capacidad de hacer viajar al oyente a los años de oro de la psicodelia británica, son sólo parte de los atributos que crean tal expectativa.

Las puertas del local de la Ex-Oz se abren con quince minutos de atraso, la organización del Ciclo S.U.E.N.A., o conocido en esta oportunidad como  “Live In Levi’s S.U.E.N.A.”, se esfuerza para que todo sea fluido, en orden. Cumpliendo con su premisa principal: realizar producciones en locales donde se puede disfrutar de forma íntima de los grupos presentados.

Temples, el nuevo sabor inglés, no tiene nada de ese tufillo Hype de los ’90; es un cuarteto que se ha fogueado en la carretera. Cuando en 2012 grabaron su primer tema ‘Shelter Song’ en la casa de su vocalista y guitarra James Bagshaw, comienza su historia. Antes de ello nunca habían tocado juntos en vivo, recién un año más tarde, con el lanzamiento de su segundo single que contenía los temas ‘Colours to Life’ y ‘Ankh’, comienzan a girar. Completan la alineación Adam Smith en teclados guitarras y coros; Thomas Walmsley en bajo y Samuel Toms, baterísta y el menor del grupo con 26 años. Apenas alcanzaron a pasar seis meses y ya tenían en sus manos una obra maestra, su primer y hasta ahora único larga duración «Sun Structures«.

Pero, al entrar al recinto de Bellavista, las sorpresas se darían una tras otra. El aforo del local estaba completo y aún no comenzaba el show del primer grupo soporte; los sicodélicos Spiral Vortex, grupo liderado por los hermanos Sebastian y Maximiliano Aylwin, y pertenecientes a sello de la neopsicodelia chilena BYM Records.

Spiral Vortex © Carla Sofía
Spiral Vortex © Carla Sofía

Como dirían en la hípica, «partieron», con un atraso de 10 minutos, a las 21:40, comienza el show de los Spiral, soberbio, concreto, música compleja que para algunos puede ser demasiado volátil. Spiral Vortex, suenan afiatados, compactos, no hay setlist en el suelo, saben cuando y cómo hacer sonar cada uno de sus pedales. La voz de Sebastian Aylwin reverbera en un mar de delays. El sonido del cuarteto nacional -que en vivo cuenta con el apoyo de un quinto integrante en bases y loops-, no apela al lado ácido de vertiente sicodélica, su música es más bien onírica, más expansiva, con elementos de space rock. El uso de la fender telecaster es una señal del sonido que quieren lograr, desde la sutileza más sublime, hasta la distorción mas avasallante. El sonido te hace viajar en el tiempo, de inmediato y de forma inevitable, recuerdas a los ingleses The Bevis Frond, o los Gorky’s Zygotic Mynci. Con canciones extensas, arreglos bien confeccionados, y desarrollos instrumentales elocuentes y de ejecución prolija. Con el baterista del ensamble, Ljubo Franulic, magistral y a la altura de las circunstancias en todo momento. Muestran un oficio sobre la media, pues son gallos que saben para donde apuntan y que es lo que quieren musicalmente. Una sorpresa sónica de esas que se agradecen por largo rato. Nueve temas, presentando su nuevo epé «Geometry», composiciones como ‘Esfera Oculta’, ‘Geometry’ y ‘Azul Despierta’ fueron momentos altos en su presentación de 40 minutos.

Luego vino el primer momento tenso de la jornada, y aquí un breve paréntesis. Por un lado son vitales los espacio para bandas chilenas como el de Chucre Manzur, pero si no se contempla una plantilla de escenario clara, y en forma eficiente y fluida los cambios de setup y backline, ocurre lo que anoche aconteció en la Ex-OZ. Una demora innecesaria, entre los grupos soporte, el nerviosismo de los técnicos del local se unía al nerviosismo de un roadie hiperventilado. ¿Que ocurría?, se perdió un cable, que impedía que uno de los efectos, en este caso un pedal vocal, enviara señal. Luego de la tan recurrente técnica del «prueba y falla«, el impasse fue solucionado, pero aún faltaba la segunda patita de éste…que afectaría al plato de fondo, los Temples.

Magaly Fields x Carla Sofía
Magaly Fields © Carla Sofía

El power dúo Magaly Fields sube con 15 minutos de desfase. Se notan nerviosos, pero basta que Tomas Stewart -voz, guitarras, armónica, y efectos varios- toque el primer riff para que el momento se olvide, y el recinto se convierta en una olla a presión, once temas, la gran mayoría de menos de 3 minutos. Precisos, contundentes como un puntapié en la entrepierna, los Magaly, recogen en fondo y forma el sonido y la postura de nombres como White Stripe y Black Keys, sonido garage, blues orgánico, ruidoso. La capacidad técnica y potencia del batero Diego Cifuentes, que con su ingenio salvó varias fallas de sonido, acoples y un caídas de Tom, convirtieron la presentación del dúo en una clase magistral de reciclaje de un sonido ya conocido. Sin embargo, hay indicios de evolución, en particular en los temas cantados por el baterista, y su forma de ejecutar cercano a lo que Taller Dejao dejó a medias, unido a la consistencia y ácides de unos Sun Dial en su mejor época. Los puntos altos de su presentación fueron las excelentes ‘Dr. Skinner’, ‘Sweet Blue Sky’, la efectiva ‘Dos en una vez’ y una que quizás se convierta en himno generacional sub-20, ‘Death is Around’.

Luego, el silencio, se despeja el escenario, se alcanzan a divisar las marcas de la plantilla de éste, la ubicación de los integrantes, el roadie principal de los británicos corre de un extremo a otro, mientras el sonidista del grupo trata de arreglar el entuerto de mezcla, producto de los impasse antes mencionados. Un par de check in, afinadas las guitarras, bajo, y la caja directa del teclado a punto. 23:40 horas y salen a escena los cuatro de Kettering.

Temples © Carla Sofía
Temples © Carla Sofía

Se escucha un ¡Ohhhhhhh! general, cuatro personajes, muy delgados, de peinados nuevos, zapatos de color y mucho glamour salen a escena. Pero no nos quedemos en la forma; parte el show con la tremenda ‘Sun Structures’ y la olla a presión explota. Temples, conoce su oficio, hacen el trabajo de forma correcta, pulcros, serios, pero al mismo tiempo viscerales, en vivo son una bomba que te revienta en la cara, el vaporoso sonido de Sun Structures, se ve amplificado por el show en vivo. ¡Vamos!, es rock, no importa su origen. Si quieres tomar té al lado de una chimenea, anda a escuchar el disco a tu casa, aquí viniste a ver magia, a vivirla, a ser por unas horas participe de la historia, de tu propia historia sonora.

Los problemas de sonido eran notorios, pero al público no le importaba, a pesar de los problemas técnicos, la banda se las arreglo para tocar con retornos que no se escuchaban y con una mezcla de sala desbalanceada. Van pasando una tras otra sus canciones, como diapositivas de un viaje, como una roadmovie que te parece un déjà vu, ‘The Golden Throne’, con unos cambios de ritmo que la convierten en una pieza clásica. ‘Move with the Season’, ‘A Question Isn’t Answered’ , ‘Keep in the Dark’, siguen una tras otra. No hay respiro, sólo para unas breves palabras de Bagshaw, afinar guitarras y vuelta a la máquina del tiempo. A Temples, no le interesa inventar nuevos sonidos, su gracia está en ello, en su habilidad para mezclar la psicodelia inglesa de los ’60, con el Glam, el Krautrock y Progresivo de los ’70, y sonar como Temples, no como Pink FloydKing Crimson, y la primera época de Yes o Génesis, que son sus influencias declaradas.

Temples_ por Carla Sofía
Temples © Carla Sofía

Ya ha pasado la mitad del show de 10 temas y dos para el bis, y las imágenes sonoras se agolpan en la mente, en un viaje en el tiempo, auspiciado por la música del cuarteto. La gente no para de corear los temas, más aún cuando ofrecen como primicia un avance de su próximo disco, ‘Henry’s Cake’. Al menos en nuestra ubicación se lograba escuchar cada detalle de sonido de los británicos, inclusive la entrada falsa del vocalista en ‘Colour to Live’ uno de los momentos altos del setlist, la muerte absoluta del teclado en «Sand Dance», y como Smith hacía esfuerzos máximos y contorsiones para que se escuchara, lo que logró a medias. Todos momentos que al público no le importaron y que el grupo resolvió con profesionalismo, y que en buenas cuentas no afectó la esencia de su sonido. Para cerrar con la efectiva ‘Shelter Song’, la canción que dio origen al cuarteto.

Los de ingleses hicieron un show completo, complejo, manejando muchos matices y arreglos musicales de forma precisa. No son de esos que se conforman con un salón lleno de fans, son autocríticos, son de esa estirpe de músicos que en vez de ir al camarín a tomar champagne y firmar autógrafos, van a analizar el show, a estudiar como evolucionar y corregir los fallos, sean o no ellos los responsables. Y eso se noto en el bis, que consistiría en dos temas, pero finalmente fue una versión purificadora y absolutamente espontanea de ‘Mesmerise’, nuevamente el teclado no se escuchaba, los retornos no estaban en su 100%, pero Temples cortó por o sano, se lanzo en picada con su single del 2013 en modo kamikaze, a entregarse a un baile de sombras, sonido, efervescencia y adrenalina.

La noche de este Jueves 14, más 700 personas fueron testigos de un gran show, del profesionalismo y oficio de tres grupos que demostraron que ha pesar de los imponderables técnicos -nunca había visto tanto cable «morir» en acción-, la música prevalece.

Temples @ Ex Oz, 14 mayo 2015

1 Sun Structures
2 A Question Isn’t Answered
3 The Golden Throne
4 Henry’s Cake
5 Colours to Life
6 Ankh
7 Move With the Season
8 Keep in the Dark
9 Sand Dance
10 Shelter Song
11 Mesmerise

Reseña por Carlos Torrejón
Fotos © Carla Sofía

 

*** Revisa la galería de imágenes para Temples (+ Magaly Fields + Spiral Vortex) en Live In Levi’s S.U.E.N.A. en la Ex Oz, aquí.

Scroll Up