sensaciones en vivo — 26 marzo, 2016 at 20:32

Black Rebel Motorcycle Club: Sudando rock

por

Foto por Felipe Maldini

Todos quienes la tarde del 23 de marzo comenzaban a formar la larga fila en la entrada de la Blondie, sabían que esa noche sería de emociones intensas, de esas rápidas, que te dejan sin aliento.

La primera fecha del Ciclo Virgin Suena no podía haber sido mejor; con una banda que ha tenido una historia azarosa, con casi veinte años de carrera -donde suman siete discos de estudio y una veintena de singles-, ruptura con disqueras, cambio de integrantes, y una fuerte carga emocional que los acompaña durante el último tiempo, producidos por dos hechos: el primero viene junto a publicación del disco “Spectre At The Feast” de 2013, marcada por la trágica muerte del padre de Robert Levon Been -ocurrida en 2010-, y el segundo, por la reciente cirugía cerebral a la que fue sometida a fines de 2014 su baterista Leah Shapiro, y que la tuvo varios meses en recuperación. Sin dudas esta tercera venida a Chile de Black Rebel Motorcycle Club estaba destinada a convertirse en un reencuentro especial, realmente muy especial.

Las chaquetas negras, prometían un show poderoso, intenso, feroz. La voz de su presentación en el Club Niceto en Buenos Aires se había corrido, lo mismo había sucedido con su presentación en Casa das Caldeiras de Sao Paulo, con un setlist que superaba la veintena de temas. Pero, el nerviosismo también se nota en el personal del local, cuando se presenta una demora en la apertura de las puertas –Leah Shapiro manifestó tener intensos dolores de cabeza, por lo que fue atendida prontamente-. Finalmente se inicia el ingreso al recinto de Alameda 2879, y una vez instalados la ansiedad de la espera se siente, pues hay demora, ya es la hora en que el grupo debía estar sobre el escenario, eso no sucede y la ansiedad se vuelve angustia, todos quieren a BRMC sobre el escenario; algunos empiezan a manifestar su molestia, otros corean el nombre del grupo y de sus integrantes. Y sin previo aviso, aparecen en escena Levon, aka “Robert Turner”, Leah, y el imponente e impertérrito Peter Hayes.

BRMC 4

De inmediato el respetable comienza una ovación que no para, un escueto “es bueno estar de vuelta” de parte de Robert Levon, y comienzan a sonar los acordes de ‘Beat The Devil’s Tatoo’, y no pararon más. Todo se volvió una caldera. Las catacumbas de la Blondie hirvieron, las paredes transpiraban, pero transpiraban puro rock, ese brutal, ese que no te da descanso, ese que de forma absoluta hace que tu corazón llegue a los mil latidos por hora, el que hace que la adrenalina fluya, y seas parte de una masa que se convierte en un organismo vivo, compenetrado, y con una completa sinergia entre la banda y los asistentes. Le sigue ‘Let The Day Begin’ perteneciente a The Call, el grupo donde fue guitarrista y vocalista Michel Been, padre de Levon y conocido como “cuarto BRMC». Luego se despachan ‘Rival’ del “Spectre At The Feast”, un temazo que es pura escuela Jesus and Mary Chain; certero y veloz como la vida. Ya no hay nada que hacer, todos saltan, lanzan sus bebestibles al aire, y estás empapado de sudor, mientras Robert suda de forma profusa, Leah da su vida en la batería y Hayes se mantiene firme, como un roble que sostiene al grupo.

Levon, siempre hiperventilado y disfrutando, salta, desconecta cables, pide líquido, y continúa. Estas presenciando un show como pocos, energía pura. Cae un platillo, y al finalizar ‘Ain´t No Easy Way’ perteneciente a «HOWL», un tema que recoge la escuela Dylan, mientras que el título del álbum proviene de un poema de Allen Ginsberg. En su euforia Robert chutea el micrófono del bombo, los roadies corren, mientras Hayes se luce en esta canción, su voz suena potente, desgarrada y demuestra sus dotes en el manejo de las seis cuerdas, al mismo tiempo que mira de reojo a su compañero, quien está en un trance y se retuerce junto a su bajo.

BRMC 2

Durante toda la presentación, la dupla Hayes-Levon se hace cargo de las voces e intercambian instrumentos, algo que es parte de la forma de trabajar del grupo, el dinamismo de esta acción permite que el show se vuelva más vital, y los presentes disfruten a cabalidad del sonido de la banda. Lo que se ve demostrado cuando Robert anuncia que tocará un tema del disco que están preparando, quedando sólo en el escenario. Una luz amarilla es lo único que ilumina la bóveda del local, y luego de una partida en falso, por la cual pide disculpa, mientras se ríe y dice que “esas son las notas de otra canción”, comienza a ejecutar en la acústica ‘Ordinary Boy’. Todos escuchan en silencio, sobrecogidos. Es el momento de bajar los brazos y dejarse llevar. Luego sería el turno de Hayes para hacer lo propio con una sorpresiva versión de ‘Love Burns’, perteneciente a su disco debut, y todas las voces se unen y corean cada frase, mientras Peter menciona que el tema está dedicado a unos chicos que esa misma tarde les pidieron que la tocaran en el recital.

Black Rebel Motorcycle Club mostró toda su artillería en dos horas de presentación, su calidad compositiva, su capacidad de resiliencia, su amor por la música. Un momento para destacar fue la ejecución de ‘Returning’, hermosa, sentida, dedicada al padre de Robert. La emoción no se pudo contener. Un momento en que el músico entregó todo su sentir, ese amor y admiración que un hijo siente por su progenitor. A muchos se les llenaron los ojos de lágrimas, y corearon a todo dar, mostrando también el apoyo ante la pérdida de Levon.

BRMC 3

Luego viene el encore, donde los casi dos minutos y cincuenta y tres segundos de ‘Weapon Of Choice’, la volátil y sentida ‘Lose Yourself’, y la potencia de la infaltable ‘Spread You Love’ -uno de los singles de su disco homónimo-, exigieron las resistencia física del público. Para cerrar, llegaría la esperada ‘Whatever Happened to My Rock’N’Roll (Punk Song)’, para coronar una noche irrepetible, inolvidable, donde a pesar de algunas fallas técnicas, descuadres de la base rítmica y algunas salidas de tono de Levon, lo que importó es ver como los a pesar de todo lo californianos continúan arriba del escenario, como una bestia que cura sus heridas y embiste con fuerza, con más ganas cada vez. Esa noche las chaquetas negras nos hicieron sudar rock, del bueno.

 
BRMC @ Centro de Eventos Blondie, 23 marzo 2016.

1. Beat The Devil’s Tattoo
2. Let The Day Begin (The Call)
3. Rival
4. Ain’t Easy Way
5. Berlin
6. 666 Conducer
7. Returning
8. American X
9. Red Eyes And Tears
10. Salvation
11. Hate The Taste
12. Shuffle Your Feet
13. Ordinary Boy (nueva canción versión acústica)
14. Love Burns (Acústica)

Encore

15. Stop
16. Weapon Of Choice
17. Lose Yourself
18. Conscience Killer
19. Spread Your Love
20. Whatever Happened To My Rock N’ Roll (Punk Song)

Reseña por Carlos Torrejón
Fotos © Felipe Maldini

 

*** Revisa la galería de imágenes para Black Rebel Motorcycle Club en Ciclo Virgin S.U.E.N.A., aquí.

Scroll Up