sensaciones en vivo — 24 marzo, 2016 at 11:46

Candlebox: Jugando en casa

por
Foto por Claudio Reyes (cortesía Getty Images/Lotus Producciones)
Foto por Claudio Reyes (cortesía Getty Images/Lotus Producciones)

Un festival que lleva 20 años de existencia -considerando el hiato entre 1997 y 2003-, desde su nacimiento a comienzos de los noventa, de forma natural se aferra a sus raíces; al mismo tiempo que se abre a las nuevas tendencias en esto que hoy se ha convertido en un voraz, rápido y furioso mercado. 

Candlebox, formado hoy en día por Kevin Martin, Mike Leslie y Brian Quinn en guitarras, la base rítmica a cargo de Adam Kury en bajo, y un incansable y colosal Dave Krusen, mítico baterista fundador de Pearl Jam y parte del proyecto de rock experimental Hovercraft, cimentó su carrera mientras Perry Farrell armaba su sueño, y como tal su presencia en esta versión 2016 de Lollapalooza estuvo más que justificada. Un grupo con alma y con cojones para seguir en las pistas a pesar de haber editado su último álbum de estudio «In to The Sun» -dejando a un lado el EP Love Stories & Other Musings hace casi una década, se plantó sobre el escenario a las 16:00 horas en punto con un calor que sofocaba hasta a las moscas.

Foto por Claudio Reyes (cortesía Getty Images/Lotus Producciones)
Foto por Claudio Reyes (cortesía Getty Images/Lotus Producciones)

Apenas Martin saluda, un clamor desgarrador es señal de que la ansiedad superaba la temperatura inhumana que golpeaba en el Acer Stage. El ambiente era preciso, pues los árboles y las personas sentadas a la espera del show sobre un pasto que apenas mantiene su color, funcionaban como un flashback de los años noventa. Y ahí estaba Candlebox, al pie del cañón y con la tripa intacta, listos para comenzar su espectáculo.

‘Arrow’ da el vamos y literalmente queda la cagada, no hay otra forma de expresarlo. Aquí, lo de la tan comentada brecha generacional se fue a la basura, pues desde enanos de 16 años hasta canosos de franela, saltaban como condenados. Y es que el quinteto de Seattle juego en casa y con todo a su favor, un público que los conoce, que siente en la guata la emoción de temas como ‘Change’, ‘You’, ‘Cover Me’ y ‘Far Behind’, y una solidez musical de la cual ya nos han dado muestras en sus anteriores visitas. Sin ir más lejos, hace unos pocos meses tocaron a “tablero vuelto”, en el Teatro Cariola, y ahora se repetía la situación. El espacio que rodeaba al escenario estaba repleto por valientes que soportaban como se les freía el cuello, y los electrolitos bajaban a niveles críticos, pero ahí seguían. ‘Best Friend’ acelera y aumenta los decibeles, mientras Kevin Martin cantaba y compartía micrófono con algunos fans, y Krusen le daba como un animal a la batería. Comienza a escucharse el guiño a ‘Hungry Like The Wolf’ de Duran Duran, y que da inicio a ‘Sweet Summertime’, que si bien es coreada por el público, como composición no es mayor aporte al cancionero del grupo. Acto seguido anuncian ‘Change’ y las rejas de contención del escenario muestran su resistencia. Con el apuro por captar toda la escena, el dolly de los camarógrafos pasa a llevar un pequeño monitor de piso, lo tratan de reinstalar y se les vuelve a caer, mientras Martin se sube a los monitores mayores, salta al lado de Dave, y azuza a Leslie para que se suba a la tarima principal para hacer los solos, ¡esto es rock and roll señores!.

Después anuncian una primicia, se trata de ‘Vexatious’, primer avance de “Dissapearing in Airports” -el disco que editaran en abril próximo- y que tiene exactamente el mismo comienzo en la métrica de la batería que ‘Sweet Summertimes’; y que si bien es un tema que tiene un inicio prometedor, a medida que avanza se desinfla, y sólo el fraseo y coro insistente de Martin logra mantenerlo arriba. Pero esto al público no le importa y el tema cala fácil dejando a todos felices por esta sorpresa. La banda también demuestra su felicidad y se notan relajados, Martin bromea a ratos preguntado “¿cuál es la siguiente canción?”, no pueden evitar sonreír. El frontman recibe una bandera chilena y la levanta entusiasmado mientras agradece, regala uñetas y Krusen lanza baquetas al público.

Foto por Claudio Reyes (cortesía Getty Images/Lotus Producciones)
Foto por Claudio Reyes (cortesía Getty Images/Lotus Producciones)

Casi al cierre, se viene lo que era esperable, si esta Dave Krusen en los tarros, que mejor que lanzarse un cover de Pearl Jam, y ‘Alive’ es la escogida. Se levanta el polvo, mientras el tema suena sólido, con esa batería cruda, el bajo de Kury, que por su sonido a momentos recordaba al monumetal Ben Shepherd de Soundgarden, y las guitarras que durante todo el show matizaron creando ambientes que hacían parar los pelos. Se despiden, con la que faltaba ‘Far Behind’. Pero aún quedan 10 minutos de show según la programación, pero al parecer todo está dicho. La visita de Candlebox a Chile terminaría con un Sideshow acústico que ese mismo día presentaban en el HardRock Café, para luego comenzar la gira de su nuevo disco, que los mantendrá hasta junio sudando nuevas canciones.

 

Candlebox @ Lollapalooza Chile, 19 marzo 2016

1 Arrow
2 Best Friend
3 Simple Lessons
4 Sweet Summertime
5 Change
6 Vexatious
7 Cover Me
8 You
9 Alive (Pearl Jam)
10 Far Behind

 

Reseña por Carlos Torrejón
Fotos © Claudio Reyes (cortesía de Getty Images/Lotus Producciones)

Scroll Up