(debut), destacado, entrevistas — 16 septiembre, 2016 at 1:09

(debut) Flora

por
Foto © Marcelo Fernández

Un EP de nombre “Subterfugios Prefabricados”, con atmósferas distorsionadas y toques de psicodelia, en donde convergen estilos como el pop, el rock y el noise, fue la carta de presentación que el grupo Flora lanzó el pasado 28 de marzo. A través de Luis Conto, uno de sus integrantes, los penquistas respondieron nuestro cuestionario (debut), un espacio pensado para conocer y difundir a quienes hacen sus primeras armas en la música a través de la publicación de un disco.

Integrantes

Javier Galindo (18): voz, sintetizador, guitarra.

Daniel Lagos (19): guitarra, bajo, computador.

Rodrigo Lagos (20): sintetizador, guitarra.

Luis Conto (20): bajo, secuenciador, computador.

Aldo Guzmán (21): batería.

¿Cuándo y cómo empieza la banda? ¿Ha habido cambios de formación desde entonces?

Todos nos conocíamos del colegio –SSCC de Hualpén–, aunque la banda como tal se formó de algunos fragmentos del pasado. En el 2012, Rodrigo (Lagos) y Aldo (Guzmán) tenían una banda de covers. Al tiempo me sumé yo, y luego Daniel (Lagos) junto a Esteban (Moraga), que fue el vocalista. Luego de estos últimos cambios empezamos a desarrollar temas propios bajo el nombre de Elios, un proyecto más apegado a sonidos del rock psicodélico. El año pasado, con la salida de Esteban, se incorporó Javier (Galindo) y el sonido –debido al paso del tiempo y al reciente cambio– se tornó distinto. Ya no tenía sentido seguir tocando bajo el nombre de Elios; así, Flora pasó a ser el nuevo mote, que identificamos como algo un poco más en sintonía con lo que hacemos.

¿Cómo definirías la música de Flora?

Definir nuestra música nos cuesta bastante. Pese a tener referentes claros, que reconocemos como modelos de los cuales hemos aprendido y (que) nos han motivado a hacer música –tales como los Beatles, Sonic Youth, Violeta Parra, Radiohead, Unknown Mortal Orchestra, Chris Cohen, Horacio Salinas, Deerhunter, Alejandro Paz, Elliott Smith, Charly García o Joao Gilberto–, no es tan fácil encontrarlos en nuestro sonido. Aún así, tenemos claro que nuestra música, en cuanto a estructura, forma parte de eso que llaman pop. Podría ser un pop cercano a la estética del indie rock del último tiempo y de géneros marginales como el noise, el lo-fi, el shoegaze o la neopsicodelia más piola.

Si tuvieras que hablar de hitos o momentos fundamentales que han tenido como banda hasta la fecha, ¿cuáles serían?

Somos una banda joven, y los grandes hitos no han sido tan grandes aún. Pero si tuviera que nombrar un momento fundamental sería, obviamente, la semana de julio del año pasado cuando grabamos en Dichato –junto a Rodrigo Droguett, ingeniero de Estudios Beast– nuestro primer álbum, “Subterfugios Prefabricados”. Aprendimos mucho, y pudimos definir y registrar un sonido tan original como fuera posible.

¿Cómo sienten la recepción del público?

La recepción de las personas que nos han escuchado ha sido bastante positiva. Es necesario aclarar, eso sí, que nuestro radio de alcance es muy pequeño. Son pocas las personas que nos han escuchado; pero hemos recibido muy buenos comentarios de esos desconocidos, les atrae la propuesta artística que implica nuestra banda y disfrutan mucho de las canciones. Son gente afectuosa que nos ha hecho llegar sus buenas impresiones y felicitaciones.

Podríamos decir, entonces, que nos han escuchado pocas personas, pero la mayoría de ellas nos ha dado el visto bueno.

¿Cómo es el proceso de composición dentro de la banda?

Somos una banda bastante rara, ya que no disponemos de un líder en el terreno artístico o musical. Por lo general, cada idea que llega va pasando por los distintos filtros que soportan cada uno de nuestros integrantes; no hay ideas totales, sino propuestas que se van metamorfoseando con el paso de los minutos en la sala de ensayo. Usualmente Javier, Aldo o Daniel llegan con alguna canción, que se va transformando con el aporte de cada miembro. No somos un modelo de trabajo en equipo, pero si podríamos decir que cada uno de nosotros se sale con la suya, en alguna medida.

¿Qué nos puedes contar del proceso de grabación?

Empezamos a ensayar con nuestra formación y a componer desde fines de marzo del 2015. Para grabar el álbum nos encerramos poco menos de una semana en una casa, propiedad del abuelo de Luis, en la comuna de Dichato. Ahí, con el trabajo de “Chocho” Droguett y sus equipos, cristalizamos lo que ya llevábamos encaminado desde la sala de ensayo. Fue una semana bastante extraña: a veces grabábamos hasta las seis de la mañana y convivíamos todos juntos, y a veces la realidad se tornaba al más puro estilo de un reality de TV, con algunos ataques de locura incluídos. Esa semana nos dejó divertidos recuerdos; además, nos sirvió para conversar cosas importantes y necesarias para definir nuestra propuesta estética.

¿Qué artistas, canciones o discos estaban escuchando durante ese proceso?

No recuerdo que hayamos escuchado mucha música durante la grabación como tal. De seguro estábamos más arriba de la coronilla con tanto ruido. Durante los meses anteriores sí recuerdo haber escuchado con devoción “Mother Earth’s Plantasia” de Mort Garson, “Overgrown Path” de Chris Cohen, “Friendly Fire” de Sean Lennon y “Panda Bear Meets the Grim Reaper” de Panda Bear.

¿En qué formato(s) está disponible “Subterfugios Prefabricados”?

Las canciones se pueden encontrar y/o descargar –en formato MP3 o FLAC– totalmente gratis desde PortalDisc, Bandcamp, SoundCloud, Mediafire y YouTube.

Flora - Subterfugios Prefabricados [EP]

¿Qué nos puedes contar sobre el arte de “Subterfugios Prefabricados”?

El arte se hizo (a) partir de lo que nos decían nuestras canciones; cuando ya las teníamos listas nos pusimos a pensar en la imagen visual que proyectaban y, así, ideamos entre todos la portada que consiste en un maniquí sin brazos –es decir, completamente inhabilitado para vivir, jajaja– pero lleno de colores, que pueden ser las emociones o texturas sonoras que hay en las canciones. La foto fue tomada en el techo de una casa abandonada por nuestra amiga Livie Ketterer.

Así como la portada alude al efecto que produce el arte o las canciones en los seres humanos, el nombre igual lo desprendimos de ellas. Nos cuestionamos qué visión concreta había detrás de nuestras canciones, y encontramos que para nosotros ellas constituían subterfugios; es decir, escapatorias ante una dificultad –en este caso una realidad enferma, como la de hoy–. Le sumamos el adjetivo “prefabricados” porque esas canciones ya estaban delimitadas antes de ir a grabar, tal como las casas prefabricadas: llegar y armar.

¿Cuál es su canción favorita de “Subterfugios Prefabricados”?

No nos gusta escuchar nuestras canciones, pero la canción que más nos gusta es ‘Donnie’, principalmente por su estructura musical. Creemos que es divertida para tocar y, además, muy intensa y enérgica. Generalmente, es la (que) cierra los shows.

Te preguntamos antes qué estaban escuchando mientras grababan. ¿Qué escuchan por estos días?

Cada uno de nosotros escucha música por su propia cuenta, aunque sí hay muchos puntos en común. El último tiempo nos ha atraído un montón la música house y sus derivados; hemos escuchado con atención cosas como Vicente Sanfuentes, Daniel Maloso, Matías Aguayo y un largo etcétera. Un par de meses rallamos harto, también, con el último disco de los Unknown Mortal Orchestra, que significó para nosotros un ejemplo de un pop original, atrevido, adelantado y –sobre todo– no-chabacano. Hasta hace un tiempo escuchamos con admiración a Candy Claws y a Blank Banshee.

¿Cuáles son los planes de Flora a corto y mediano plazo?

Nos gustaría encontrar lugares para tocar fuera de Concepción, ya sea en Santiago o en cualquier otra ciudad; tenemos ganas de desplazarnos geográficamente para llevar a más oídos nuestra música. Estamos conscientes (de) que, hoy en día, la gente que más se interesa por la música es la que asiste a las tocatas. También tenemos como fecha límite el fin de año para dejar listas o grabar nuestras canciones nuevas, que van aumentando; muchas de ellas las tocamos en vivo, y han tenido buena aceptación.

Scroll Up